Una memoria fotográfica en la cuarentena (Jorge Luna Ortuño )

Una memoria fotográfica en la cuarentena (Jorge Luna Ortuño )

Escrito el 23/05/2020
Jorge Luna Ortuño

En el transcurso de una vida es posible que afrontemos muchas mudanzas, separaciones, pérdidas, cambios de residencia, pero ciertos objetos que conservamos de manera especial irán con nosotros a todas partes, y con su presencia nos ayudarán a que el lugar que ocupemos se sienta un poco más como nuestro refugio o morada. Estos objetos son portadores de memorias, tanto privadas como colectivas. No pueden narrar el pasado que contienen por sí solos, necesitan de sus dueños para mediar esa narración ante los otros.

Con esta idea en mente el CCP lanzó en el mes de mayo una convocatoria de fotografía que invitaba al público de manera abierta a enviar una fotografía y un mensaje de acompañamiento, para convertirse ellos a su vez en narradores de objetos. La respuesta superó las expectativas del equipo. Más de 70 participantes de diferentes ciudades, mayormente de Santa Cruz, incluyendo algunos desde el exterior, hicieron llegar imágenes muy variadas, desde un gorro de lana, cartas, libros, cajetilla de cigarro, hasta souvenirs de viajes, anillos de boda, porcelanas, todos ellos con un mensaje que acentuaba el valor afectivo de la historia que contaban.




Autor: Valentina Seigelschifer Castro, "Nanacha"


La gran mayoría de estos envíos fueron seleccionados e incluidos en la publicación digital que el CCP preparó, generando una memoria fotográfica de la cuarentena. Destacan algunas participaciones, como la de Alejandra Mabel Velasco, que recuerda a partir de la imagen del batán de su bisabuela la tradición de las antiguas recetas para preparar la llajua (picante) que perpetúan en su familia; Valentina Seigelschifer fotografió en la pared de su casa una línea de tiempo montada a partir de la colección de lentes de aumento que usó desde su niñez, y que su padre atesora desde que ella tenía cuatro años. Hubieron otras miradas con carácter de reflexión social, como por ejemplo la de Fabiola Inchausti, que reflexiona a partir del inodoro de su casa respecto de la incomodidad que afrontan las mujeres de usar baños públicos, y cómo el estar en casa ha representado una tranquilidad en ese sentido. También participaron artistas y fotógrafos con una mayor experiencia como el caso de Alfredo Román, Valentina Bacherer, Robert Rodríguez o Kelly Ledezma.



Autor: Camila Gianella Datzer, "Memorias grabadas en el corazón".


La publicación digital que lanza el CCP estará disponible para su lectura desde la plataforma ISSUE del CCP (@ccpscz), y será compartida tanto por Facebook como Instagram. Cumple la doble función –en el marco de la Larga Noche de Museos en Santa Cruz de la Sierra en cuarentena– de ser una plataforma de exhibición para estas narraciones fotográficas, pero al mismo tiempo de constituirse en una memoria que articula sensaciones desde casa, refusilos de vivencia y de recuerdos durante el confinamiento por la pandemia mundial.



Autor: Alejandra Mabel Velasco "El batán de mi bisabuela"  


En una época de nuestras vidas que nos obligó a reevaluar lo que es valioso y lo que no, lo que perdura y lo que no resiste al paso del tiempo, aprendimos un poco más sobre la

necesidad de seleccionar, amueblarnos más convenientemente, adquirir lo que realmente necesitamos y olvidar por unos meses la ilusión de que la vida es larga o que dura mucho, y pusimos los pies con mayor firmeza en tierra. En esas circunstancias, mirar, fotografiar, narrar la objetualidad que poseemos en nuestra cosa, fue algo más, una pregunta más onda. Son este tipo de sensaciones las que se recopilan en Narradores de objetos desde casa del CCP.


Para ver toda la exposición aprieta aquí