Calibán y la Bruja como acontecimiento y aprendizaje político. (Mujeres Territorio y Resistencia)

Calibán y la Bruja como acontecimiento y aprendizaje político. (Mujeres Territorio y Resistencia)

Escrito el 07/01/2020
Mujeres, Territorio y Resistencia

Para nosotras la publicación del Calibán y la Bruja, Mujeres, Cuerpo y Acumulación originaria de la feminista italiana Silvia Federici como edición boliviana responde a nuestro propio acercamiento como colectividad a la obra, así participamos en una alianza con los proyectos editoriales en Bolivia -Excepción y LaLibre- [1]porque creemos que es un trabajo imprescindible que se debe conocer y pensar desde la Bolivia diversa y compleja que somos.
Queremos compartir nuestra historia con este libro que inicia a principios del año 2018, cuando empezamos a leer el trabajo de Silvia de forma creativa, no rígida y acercándonos de acuerdo a lo que nuestros tiempos, cuidados y condiciones de precarización permitían, bien recordamos las primeras preguntas con las que nos aproximamos al texto ¿Cuál es la relación de las luchas de las mujeres en la ciudad, con la que están empujando y resistiendo las mujeres en los territorios indígenas amenazados por el despojo? ¿Por qué nos sentimos tan desconectadas y la vez no? ¿Cómo se vincula nuestra vida actual con la de las brujas de Europa y las resistencias de nuestras abuelas indígenas? ¿Cómo es que sentimos que hay conexiones y miedos por las catástrofes ambientales que estamos viviendo comúnmente, pero no tenemos palabras para nombrarlas? En el fondo sabíamos que las respuestas no estarían todas en el Calibán si no en la fuerza de nuestras interpretaciones y el de dar aliento a nuestro conocimiento y practica que ya estábamos cultivando.
Mirarse las caras, pensar y decir ¡yo ya sabía esto! –quizás más desde el cuerpo que desde los datos historiográficos- es una constante mientras se avanza en las páginas del Calibán. Así, las preguntas iniciales se fueron ampliando. Todavía rondan en nuestros pensamientos y emociones lo tan actual que se nos hizo el tiempo de la inquisición narrado por Silvia en el feudalismo europeo. Gran enseñanza la de su trabajo para mostrarnos que hay momentos históricos que van a ser brutalmente crueles contra las mujeres, principalmente cuando de re cambio de poder se trata, los patriarcas emergen de las grutas una y otra vez y al ataque es primero contra las mujeres y los territorios comunales. Conocer la historia de las brujas y la misoginia institucional en alianza entre el Estado y sus fuerzas represoras, la burguesía y las iglesias es entender la historia mundial de las mujeres porque los juicios de las brujas se reciclan en múltiples ocasiones y con muchas tonalidades, los feminicidios, los ecocidios, la explotación en las maquilas, los planes de ajuste neoliberal, los fundamentalismos, violaciones disciplinadoras, son muestra de la caza renovada de brujas en la actualidad.


De la misma manera el Calibán reaviva la idea de que hay un mundo oculto sumergido en la producción capitalista y masculina y es la más esclarecedora para quienes habitamos una ciudad con mayor acumulación en nuestro país, tanto el varón burócrata, oligarca o el izquierdoso ha necesitado y necesita de trabajo esclavo de las mujeres y las colonias capturado a punta de violencia para tener su lugar de poder en el mundo. Es así que el capitalismo es a la vez, una economía política de la violencia, por tanto, nuestra lucha no es por igualarnos a los hombres y a su política en un mundo que se ha erigido patriarcalmente, nuestra organización de experiencias y vínculos políticos y cotidianos no está centrada en las formas burócratas o en elites de saco, corbata, sotanas, botas y wiski, pues eso no transforman nada ¡Eso! es el problema.
Amor y dolor son los sentimientos que afloran a leer este libro, al conocer todo un mundo de la reproducción da la sensación simultanea de descubrimiento y afirmación ¡Reconocimos el esqueleto de la vida! hasta el paisaje/imagen del mundo cambia ya no es solo grandiosidad y magnificencia, pensar en imagen un mundo desde la reproducción es entenderlo en cada fibra, capilaridad, raíz, telaraña, aguas subterráneas, afluentes, es rizoma, y en esa fibra hay mucha potencia, amor y lucha. El mundo patriarcal dominante no solo oscurece el trabajo de las mujeres y las comunidades si no que lo extrae, lo drena y acumula a través de eso.
Leer a Silvia es relacionar el trabajo de las mujeres y de las comunidades como los sostenedores de la vida, y que los que tienen poder lo tienen no porque “son más capacitados”, “educados”, “hábiles” que son aquellos instrumentos de sofisticación del capital, están ahí porque drenan, explotan y matan, pero también tienen miedo un profundo miedo, porque son totalmente dependiente de ese mundo oscuro que han creado, que es frágil porque la tierra también lo es. El Calibán nos ayudó a entender que autonomía, colectividad y común es pura potencia y creatividad y por ello, la necesidad de recuperar la fuerza de la historia de nuestras ancestras, sus saberes, sus luchas y trabajos. Abrir y narrar ese mundo es imprescindible, pero a la vez tremendamente inconmensurable, ¿Qué tan cegador es el patriarcado, capitalista y colonial que no reconocemos que una partera o matrona no solo recibe la vida sino es su trabajo que no se deja atrapar en los conocimientos “científicos” y las discectomias en el cuerpo la que sostiene la posibilidad de ante toda la violencia podamos pelear por una vida digna?


Es la lucha de la matrona y muchas otra rebeldías la que implica un apego profundo a los saberes de la tierra y de creación de vida que son la amenaza más honda a los poderosos, es el saber del cuerpo, de la tierra y de vivir el común, el conocimiento y practica de vida que no se deja atrapar y ni mediar, el que realmente representa una fuerza viviente en este mundo contra las formas opresivas que el capitalismo-colonial y patriarcal nos están dando, mirar así es también reconocer la fuerza de la tierra ante la devastación, la fuerza de la tierra y el agua que vuelvan a germinar y que la lucha por todxs también la están dando los árboles, los ríos y la naturaleza.
En un contexto donde se están reconfigurando alianzas políticas patriarcales, coloniales y capitalistas en el país, donde con claridad el pacto patriarcal militar, empresariado y religioso profundiza una arremetida brutal contra los territorios para recolonizar cada espacio libre de la tortura del capital, nosotras creemos que las palabras de las mujeres son las que dan más lucidez, así nos demuestran el Prólogo de Silvia Rivera Cusicanqui y el Epilogo de Virginia Ayllón en la edición boliviana de la obra de Federici, por eso invitamos y convocamos a seguir la historia de las brujas como un acto de profundo reconocimiento de que es la historia de las luchas que resiste a la violencia contra las mujeres, las colonias y los territorios, hoy en forma de feminicidios, ecocidios y múltiples violencias.
Creemos profundamente que son las palabras y la experiencia de las mujeres las que nos habilitan a luchar juntas.
Creemos que el trabajo de Silvia es para que todas nosotras encontremos nuestras raíces, tengamos piso y desde ahí gritar nuestras rabias y sueños con valentía.
En Santa Cruz esta edición se encuentra a la venta a 60 bs en:
Lewy libros (Calle Junín #229 )
Cochabamba
La Libre (Av. Humbolt 1135)
La Paz
Espacio autogestivo La Kaos (Murillos N. 764)
Teléfonos:
(+591) 72253834
(+521) 2229076533

[1] Y alianzas internacionales con Traficantes de Sueños (España) y Tinta Limón (Argentina)