Tenemos Tiempo... (Alejandro Canedo)

Tenemos Tiempo... (Alejandro Canedo)

Escrito el 09/11/2019
Alejandro Canedo


Tenemos tiempo, tiempo para sacar la silla a la mitad de la calle, en la tardecita y conversar con los vecinos. Es verdad, no hablamos de muchas cosas estos últimos días, pero hablamos de las cosas importantes, hablamos de cómo queremos y cómo no queremos vivir, ¿y saben qué?, lo tenemos clarísimo.

Tan claro como las tertulias vecinales que uno se pilla por todos lados, que sin problema ni remordimiento se extienden hasta las dos de la mañana. No, no hay pena de que los pelados sigan jugando alrededor hasta esa hora, porque mañana, aunque sea martes, será otro domingo más de civismo y democracia.

Tenemos tiempo para caminar con nuestros amigos, llegar a nuestra rotonda o pasar hasta la otra; o caminar de rotonda en rotonda por tres o cuatro horas para ir de entretenimiento en entretenimiento: en una canta un tipo, en la otra bailan, en la otra pintan, en la otra hay teatro, en la otra están leyendo y otra alguien da clases de guitarra, en la otra los vecinos crear un nuevo mega hit para el paro y lo están practicando para cantarlo y compartirlo... ¿La tele? bueno, en la tele pasas las horas pero no te sanas, no te alivias, no te reconfortas. El estrés del paro se lo cura en las rotondas y la terapia la dan los artistas, los comediantes, los guitarreros, todo el mundo sabe eso y va por su terapia. No sólo de comida se vive en un paro.

Tenemos tiempo para perder el tiempo en redescubrir cosas que ya no sentíamos, como mirar pasar las nubes, escuchar a los pajaritos, mirar a los niños de la cuadra jugando juntos en la acera, mientras, cualquier mamá o cualquier papá es el papá o la mamá de cualquiera, la comunidad está viva. Sabemos lo que estamos cuidando, cuidamos la libertad para que haya futuro, para todos, no para unos cuantos.

Tenemos tiempo para inventarnos nuevos platos de recetas irreproducibles, porque sólo pueden cocinarse con lo que te queda en la heladera y eso cambia día a día. También tenemos tiempo para ayudar a juntar alimentos y cocinar para los que ya no les queda casi nada.

Tenemos tiempo para organizarnos y nos vamos asignando roles, tareas y reglas que nadie sabe cómo aparecieron, pero casi todos las respetan. Así hacemos que las cosas funcionen, más o menos bien, de otra manera, porque nos hemos tenido que inventar una nueva forma de vida en pocos días.

Trajinamos mucho, escuché por ahí que la cantidad de ampollas y macurcas que te juntaste estos días, son directamente proporcionales a tu nivel civismo... no se puede discutir, hay algo de razón en eso…

También tengo tiempo para preguntarme: ¿Para qué tiene tiempo estos días el que nos ofreció cátedra de bloqueos y nos dio palo y dinamita y bala?